Espirulina: beneficios y cómo tomarla

La espirulina se utiliza desde hace miles de años; es más, era un alimento tradicional muy consumido por los Aztecas. Más adelante, a principios del siglo XX, este alimento volvió a descubrirse como suplemento alimenticio. Hoy en día, cada vez escuchamos más a menudo su nombre en todas las formas: comprimidos, cápsulas o incluso pepitas. ¿Es una moda pasajera o un verdadero tesoro nutricional que no podemos dejar de lado? Hoy respondemos esta pregunta y mucho más.

Espirulina: un concentrado de nutrientes

Antes de hablar de las propiedades de la espirulina, necesitamos comprender totalmente qué es la espirulina en sí. La espirulina, catalogada como alga por muchas personas, es un producto a base de cianobacterias. Estas son bacterias microscópicas fotosintéticas que se desarrollan en agua dulce y cálida. Presenta una amplia variedad propiedades benéficas para el cuerpo humano, lo que la envió directamente a la lista de los “superalimentos”.

La espirulina se asemeja a las algas azules-verdes. Como ya hemos mencionado, esta alga forma parte de la lista de los superalimentos gracias a sus increíbles propiedades nutricionales. Cuenta con minerales (magnesio, calcio), oligoelementos, aminoácidos, proteínas, vitaminas (como las vitaminas A, C y la vitamina E) e incluso ácidos grasos esenciales (Omega 6). En pocas palabras, es un concentrado de vitaminas y minerales esenciales para nuestro organismo.

¿Cómo hay que tomar la espirulina para disfrutar de todas sus propiedades? La respuesta es más sencilla de lo que parece. En primer lugar, es importante recordar que la espirulina no sustituye un ritmo de vida sano y equilibrado. Por ello, para disfrutar de todos sus beneficios, es necesario mantener una alimentación equilibrada y escoger el suplemento que mejor se adapte a tus necesidades. Un naturópata puede ayudarte a encontrar el mejor suplemento alimenticio para ti. Podrás encontrar espirulina en comprimidos, cápsulas y en polvo.

¡Cuidado! No hay que confundir la espirulina con la Chlorella. La chlorella es un alga verde que ayuda a eliminar las toxinas, especialmente los metales pesados, gracias a su acción estimulante del hígado y los riñones.

¿Qué beneficios tiene tomar espirulina en nuestro organismo?

La espirulina actúa rápidamente en el metabolismo; es un alimento con múltiples beneficios, uno de los más ricos de la tierra. Esta alga azul puede ayudar, por ejemplo, a luchar contra el colesterol malo, evitar problemas de digestión y muchos otros problemas. La espirulina puede incluso utilizarse para potenciar la pérdida de peso.

Gracias a la clorofila y a la ficocianina, dos pigmentos, la espirulina cuenta con una alta capacidad antioxidante. Los efectos pueden verse en la calidad de la piel, la suavidad de la epidermis o en las arrugas y el acné. Los componentes de la espirulina, como el betacaroteno o el tocoferol, impiden la formación de radicales libres. Estos radicales libres favorecen el envejecimiento celular, y los antioxidantes luchan contra dicho proceso.

La espirulina también ayuda a potenciar el sistema inmunitario; la ficocianina, citada previamente, permite mejorar la cantidad de glóbulos blancos presentes en nuestro cuerpo. Estos glóbulos tienen como funcion luchar contra potenciales infecciones y crear anticuerpos. En resumen, al estimular la producción de glóbulos blancos, la espirulina refuerza las defensas del organismo.

Los complementos alimenticios a base de espirulina son una herramienta clave para luchar contra el cansancio, además de mejorar tu energía y tu vitalidad. Esta alga ha vivido todo un estallido comercial en los últimos años, por lo que es muy importante saber de dónde viene el complemento alimenticio que quieras comprar para evitar productos de mala calidad. Decántate por una espirulina bio con un control de fabricación.

La espirulina es un imprescindible en el mundo del deporte gracias a sus propiedades energizantes y purificantes. Contiene una fuerte concentración de proteínas y aminoácidos, lo que ayuda al cuerpo a regenerarse con mayor facilidad y asegurar un mejor rendimiento.

¿Cómo y cuándo tomar espirulina?

Se recomienda hacer una cura de espirulina en cualquier momento del año. Si sientes una sensación de cansancio pasajera, en los cambios de estación o para paliar los excesos de las fiestas de Navidad, por ejemplo. Cualquiera de estos casos son buenos motivos para tomar espirulina.

Eso sí, las dosis de espirulina varían de una persona a otra según las necesidades del organismo. Por ejemplo, una persona deportista podrá realizar una cura de 10 días cada mes o una cura antes de una competición importante. Generalmente, lo ideal es hacer una toma de 3 meses para disfrutar de todos loe beneficios de esta alga. La dosis diaria recomendada de espirulina es de 2 a 3 gramos al día para un adulto.

¿Sigues una alimentación vegetariana? ¡Esto te interesa! La espirulina puede ser una solución eficaz para luchar contra las carencias de la famosa vitamina B12, la cual obtenemos principalmente a través de las proteínas animales. La espirulina es el único alimento vegetal con dicha vitamina.

Como puedes ver, ¡la espirulina puede ser un gran aliado de nuestro bienestar! Sin embargo, antes de comenzar a tomarla, consulta a tu médico, tu farmacéutico o naturópata para adaptar la toma de complementos alimenticios a tu alimentación y estilo de vida. Además, es importante recordar que las personas con un desequilibrio de tiroides no pueden tomarla.

Espirulina 1000 boostEspirulina Detox Smoothie PurasanaEspirulina Nat&Form ecorresponsable

Las ventajas de las bragas menstruales 6
Espirulina: beneficios y cómo tomarla
Fête des mères : un cadeau personnalisé