Endometriosis: el testimonio de Melissa

Melissa, una joven de 24 años que lucha contra la endometriosis desde hace años, ha compartido con nosotros su historia para aportar su granito de arena durante la semana mundial de la endometriosis. Esta “endogirl” nos explica como, en una gran parte de los casos, esta enfermedad se diagnostica demasiado tarde y cómo cambiar su alimentación le ha ayudado a reducir algunos de los síntomas.

Primeros síntomas

Me gustaría haceros partícipes de mi historia en la lucha contra la endometriosis. Tuve mi primera regla a los 11 años, y durante los 2 o 3 primeros años no tuve ningún problema en particular.
Más adelante, cuando tenía 13 o 14 años, empecé a tener una menstruación poco regular, llegando a estar 3 meses sin la regla y luego sangrados durante 6 semanas. En ese momento, para solucionar este problema, mi médico de cabecera me recetó un progestágeno para regular mis reglas, pero el problema siguió igual. Muchos meses no me venía la regla y las hemorragias aparecían sistemáticamente. Por eso, a los 15 años, y sin haberme examinado, me recetaron la píldora.
Estuve varios años tomando la píldora, pero los problemas no desaparecieron aunque tuviera una regla regular gracias a la píldora. Empecé a tener dolores y a sangrar cuando no tenía la regla. Además, empecé a sentir dolor durante las relaciones sexuales, contracciones que me despertaban en mitad de la noche, fiebre durante la menstruación y dolores que prácticamente no me permitían andar. Cada vez que iba al baño sentía dolores muy intensos, mi vientre estaba hinchadísimo y cada movimiento que hacía empeoraba los dolores.

Un diagnóstico demasiado tarde

Desde mis 18 hasta mis 22 años los síntomas siguieron incrementándose…
Tras estar investigando por mi cuenta durante mucho tiempo, deduje que tenía endometriosis, aunque los médicos no se dignaban a escucharme.
Intenté tratarme con homeopatía, pero no obtuve ningún resultado.
Continué investigando e informándome durante años hasta que un médico me diagnosticó endometriosis en junio de 2017, aunque yo hacía años que lo sabía.

Cambio radical de alimentación

Estaba cansada de los dolores y de estar sufriendo constantemente, así que, en marzo de 2015, como medida desesperada, dejé de comer gluten, leche de vaca y comida industrial. En solo tres meses, mis síntomas se redujeron un 70%.
Luego lo completé con cataplasmas de arcilla para los quistes, aceite de onagra contra el síndrome premenstrual (SPM), milenrama para regular mi ciclo y tintura madre de hojas de frambuesa.
Ahora, he empezado a probar la n-acetilcisteína siguiendo los consejos del libro de Fabien Pinasco.

Endométriose : le témoignage de Mélissa

A día de hoy…

Sé que tengo una enfermedad que no tiene cura, pero he recuperado una calidad de vida que había perdido hace años. Ahora tengo dolores el primer día de la regla y si me salto algunas de las restricciones alimentarias me vuelven los dolores. De todas formas, gracias a mi nuevo estilo de vida y mi nueva alimentación, siento que he vuelto a nacer. Ya casi no tengo los síntomas que tenía antes y vuelvo a sentirme “normal”, cosa que creía imposible.

En mi día a día presto especial atención para seguir una alimentación sin gluten, sin leche de vaca ni productos industriales. Para muchas mujeres podría parecer difícil, pero es cuestión de acostumbrarse. También hago curas de aceite de onagra y de milenrama cuando siento la necesidad, igual que de cataplasmas de arcilla.

Espero que mi historia pueda ayudar a alguna de vosotras, tanto para entender lo que os está pasando como para mantener la esperanza.

El apoyo y la comprensión son conceptos importantes cuando estás en esta situación, aunque en muchas ocasiones nuestro entorno no lo entienda…

También me gustaría dar las gracias a Easyparapharmacie por haberme dado voz y poder hacer que mi mensaje llegue a más gente. ¡Ah! Y por tener mi aceite de onagra preferido ❤️❤️.

Melissa.

¿Cómo tratar la sudoración excesiva?
Vitamina D para compensar la falta de sol
Endometriosis: el testimonio de Melissa
Disfruta del placer en solitario
Ideas para un San Valentín inolvidable
Gripe: lucha de forma natural 8
Cambio de hora: adáptate al horario de invierno
Mejora tu calidad de vida durante la menopausia 11
Un sueño reparador para el bebé y toda la familia